top of page

Walter Mehrer L - Cuerpo, mente y alma en equilibrio





Muchas veces escuchamos que el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu nos ayuda a tener una vida más plena. Estos tres elementos forman parte de nuestro ser y se relacionan entre sí. La salud no es solo la ausencia de enfermedades sino un estado de bienestar físico, mental y social según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entonces, saber cómo cuidarnos es el primer paso para lograr nuestro bienestar.


Tener un cuerpo sano, una mente activa y un espíritu tranquilo es un trabajo diario y consciente. En esta nota te contamos qué hábitos saludables podés incorporar a tu rutina para ayudarte a conseguir el equilibrio todos los días.

En estos momentos, lo más importante es cuidar de tu salud y la de los que más querés.


Comé sano

Se dice que somos lo que comemos, por eso una de las claves para sentirnos bien con nuestro cuerpo es tener una alimentación saludable. No se trata de hacer dietas estrictas sino de saber elegir qué consumir diariamente. Asegurate de incluir frutas y verduras a tus comidas y también frutos secos para aportar energía a tu cuerpo. Evitá los alimentos procesados en la medida que puedas, así como aquellos que contengan muchas grasas y azúcares. ¡Y no te olvides de tomar mucha agua! Entre 2 y 3 litros por día es la medida ideal, pero recordá incorporarlo de a poco para que tu cuerpo se acostumbre.


Mantenete en movimiento


Hacer ejercicio regularmente activa el cuerpo y despeja la mente. Lo ideal es que hagas una actividad que te quede cómoda y te divierta. No hacen falta entrenamientos duros a los que no estás acostumbrado, sino que hay muchas opciones según tu capacidad para hacer actividad física. En Youtube podés encontrar clases de todo tipo: desde danza contemporánea para principiantes, zumba, rutinas de aeróbic, aerobox e incluso danza jazz. Si tenés terraza o jardín podés caminar o trotar al menos 30 minutos por día.


Descansá lo suficiente

Dormir poco trae consecuencias negativas que afectan a nuestro organismo. En cambio, tener un sueño reparador ayuda a empezar el día con energía. Te recomendamos que duermas entre 7 y 8 horas durante la noche. Antes de acostarte evitá tomar café y evitá usar los dispositivos electrónicos como celulares y tablets media hora antes de dormir.


Relajate

Si bien a veces puede parecerte imposible controlar la cabeza, cuidar los pensamientos y emociones es un ejercicio de todos los días. No sirve de nada concentrar el esfuerzo en el cuidado del cuerpo si la mente está agotada. Los ejercicios de respiración y la meditación son una excelente herramienta para relajarse. Si lo tuyo va más por el lado del movimiento, hacer yoga o pilates es una buena opción. Estas prácticas ayudan a desarrollar la fuerza, la coordinación, la flexibilidad y calman la mente.


Aprendé cosas nuevas

Mantener la mente despierta abre un mundo de creatividad a tu disposición. Podés aprender un idioma, leer, escribir, ver documentales o empezar un curso sobre algo que te interese como jardinería, mosaiquismo y pintura. Soltá tu imaginación para encontrar algo a tu medida.


Las opciones son infinitas y hoy en día existen tutoriales y clases virtuales para aprender sin moverte de tu casa.


Fuente via Blog de La Caja.



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page